Gastronomía

  • Gastronomía

    La gastronomía de Almodóvar del Río se nutre, por un lado, de las materias primas autóctonas y, por otro, de los diversos cultivos y ganado introducidos por las diferentes culturas que han pasado por esta tierra. Como territorio de caza, su sierra ha sido explotada desde tiempos prehistóricos y, en ella, ejercitaron esta actividad reyes y califas, tradición que sigue viva hasta nuestros días y que aporta a la mesa exquisitas carnes de conejo, perdiz, venado o jabalí. Su rica dehesa nos ofrece un excelente ganado vacuno, ovino y porcino.

    Los romanos introdujeron la producción masiva del aceite de oliva, que junto con la vid y el trigo forman la tríada mediterránea, a lo que hay que añadir el consumo del ajo para sentar las bases de platos y salsas tradicionales. 

    A la época andalusí debemos la introducción de cultivos de origen oriental que hoy son fundamentales en nuestra huerta (berenjena, pepino, espinaca, frutales…), al igual que las especias y las recetas de repostería que siguen vivas hasta nuestros días. Posteriormente nos enriquecimos con los productos de origen americano (tomate, patata, pimiento…) cuyo cultivo, pese a su importancia en la gastronomía actual, no se extendió hasta los siglos XVII -XVIII. Éstas son las bases de nuestra variada y apreciada gastronomía, que sigue viva en las cocinas y fogones de los hogares, así como en los diferentes establecimientos hosteleros.

  • Platos tradicionales

    La mazamorra es, sin duda, una de las recetas más antiguas y tradicionales de la localidad. Probablemente tenga su origen en la época romana, donde era muy popular la elaboración de majados en mortero. Si este majado se realiza con pan, aceite de oliva, vinagre de vino (recordemos la tríada mediterránea), sal y ajo tenemos una mazamorra tal como se ha conservado hasta hoy día. 

    También puede contener almendras y se puede completar con aceitunas y huevo duro. Es el antecedente directo del típico salmorejo cordobés, cuya base es la misma con el añadido del tomate, cosa que no se hizo hasta el siglo XX.

    Aunque de origen francés, la croqueta es uno de los platos de Almodóvar que ha adquirido más fama y prestigio. Su introducción en España data del s.XIX y se popularizó gracias a su exquisitez y a su capacidad de elaborarse con sobras de otros platos y con ingredientes económicos. Así, tenemos diferentes variantes bien sean de carne (jamón, pollo, cerdo…) o de pescado. Su difusión en la localidad se atribuye a Ricardo Arribas -cocinero y propietario del restaurante “El Bolero” en Córdoba- en la década de 1940, que no dudó en facilitar la receta a todo el que se interesaba por ella.